Decoracion de Chimeneas

domingo, 3 de febrero de 2008 |

Decoracion de Chimeneas



Las chimeneas, cualquiera que sea su estilo, están experimentando un renacimiento. Si tienes una en casa, puedes renovarla con unas pocas herramientas y materiales simples.


Muchas casas antiguas perdieron las chimeneas con la aparición de la calefacción central de los años 60 y 70. Las que sobrevivieron han vuelto a ponerse de moda porque la gente ha redescubierto el placer de contemplar el fuego; aunque se tenga una casa eon calefacción central. Si todavía existe, con su entorno original, vale la pena que la restaures para devolverle la gloria de antaño.

El exterior de las chimeneas es de una gran variedad de materiales: piedra, ladrillo, madera, metal o azulejos. Los componentes básicos de los marcos o exteriores son unas jambas verticales a ambos lados, un dintel o friso encima y una cornisa opcional. Las de piedra o ladrillo se solian construir in situ, ya fuera con bloques individuales o, en el caso del mármol, de cuatro componentes separados: las dos jambas, el friso y la cornisa. Las de madera se prefabricaban y se montaban, mientras que las de hierro se hacían de una sola pieza con la cornisa atornillada o fijada encima. Las chimeneas de cemento con azulejos se fabricaban en dos partes; el hogar y los paneles de la pared.

Decoracion de Chimeneas de distintos tipos

Antes de restaurar una vieja chimenea comprueba de qué está hecha; suele ser algo obvio, pero a veces puede aparecer pizarra imitando mármol o una madera blanda teñida como si fuera una madera dura. Respecto a su estado, puedes encontrarte con el hollín normal pero también con que los azulejos o el mármol están rotos o la madera está astillada.

CHIMENEAS DE MÁRMOL

En el mármol, los problemas más comunes son el hollín y las desportilladuras.

1- Limpia el mármol con agua; utiliza un cepillo de dientes viejo para los huecos. En las manchas persistentes, aplica una solución de una parte de peróxido de hidrógeno por tres de agua más unas gotas de amoniaco. Moja primero la superficie con agua; ponte guantes de goma y gafas protectoras.2- Como último recurso utiliza este sistema: estruja unos pañuelos de papel y mójalos en disolvente para quitar las manchas de grasa y en peróxido de hidrógeno para quitar las demás; no utilices lejía. Ponlos sobre la mancha y tápalos con plástico. Quítalos cuando el papel esté seco.

3- Repara las grietas con masilla blanca. Cuando se haya secado, líjala. Para darle color, utiliza pintura plástica.

CHIMENEAS CON AZULEJOS


Muchas chimeneas de hierro llevaban los paneles cubiertos de azulejos; éstos se pueden reemplazar quitando todo el frente de la chimenea, ya que van sujetos con un marco de hierro y Fijados por la parte posterior.


1- Si no quieres quitar el frente, rellena las grietas con pegamento de resina de epoxi mezclado con un talco. Mételo dentro de la grieta y déjalo secar. Rasca esta masilla con una cuchilla y retoca con pintura (extremo izquierda).


2- Si puedes quitar el frente, afloja los tornillos que sujetan el marco de metal a la parte posterior; quizá necesites aplicar lubricante en aerosol. Quita los azulejos, pon pegamento de resina de epoxi en los bordes y deja secar. Coloca los azulejos y fija el marco.


CHIMENEAS DE METAL



Las chimeneas de hierro fundido solían pintarse, y su superficie puede estar saturada de pintura o desportillada.

1- Si la chimenea está instalada, quita la pintura con un decapante químico. Las pistolas de aire caliente no sirven, ya que la chimenea actúa de pantalla del calor e impide que la pintura se ablande. Aclara la superficie y déjala secar antes de pintarla de nuevo.

2- Retoca las desportilladuras con pintura para estufas, resistente al calor. Si es necesario, rellena primero el hueco con masilla para metal. Si el frente se puede quitar, puedes mandarlo despintar en un lugar especializado.


CHIMENEAS DE MADERA

Las sucesivas capas de pintura o tinte en las chimeneas de madera pueden ocultar el detalle de las molduras.

1- Arranca la pintura con un decapante químico o una pistola de aire caliente. Mete la pasta dentro de las grietas con un cepillo de dientes viejo y neutraliza el decapante, tal como recomienda el fabricante, cuando hayas quitado toda la pintura vieja. Redecora el frente de la chimenea igual que la otra madera de la habitación.

2- Repara las desportilladuras con masilla y líjala. Luego pinta o tiñe la zona del tono del resto de la chimenea.